Guardianes del tiempo ( +Fotos)

Culturales Guardianes del tiempo Últimas publicadas

Capítulo I: Un objeto del pasado que nos transporta a la infancia.

Uno de los lugares que desde niños nos gustaba visitar, era sin dudas el museo (quizás los adolescentes de hoy no lo conozcan, pero eso es parte de otra historia), en fin, que entrar por aquella inmensidad de puerta, nos hacía viajar en el tiempo.

Recuerdo cada una de sus exposiciones permanentes y adoraba escudriñar en todo lo que guardaba cualquiera de los objetos que allí se resguardaban.

Quizás por eso, cuando me propusieron una sección como esta, acepté sin pensármelo dos veces.

Guardianes del tiempo, así ha de llamarse, me confirmó el gestor de la idea, Aliec, “el título lo lleva como remembranza a un proyecto comunitario desarrollado por el Museo en la comunidad de la Pedrera, con la finalidad de preservar los sitios arqueológicos indocubanos y rescatar objetos para la posteridad.”

O sea, que bajo los preceptos de aquel proyecto, esta sección tiene como objetivo fundamental, conservar, promover y rescatar el patrimonio.

Ahora, desglosemos las especificidades de cada uno.

Conservar: Todos formamos parte de la historia, eso es un hecho. Por tanto, tenemos la responsabilidad de legar para el futuro cada uno de los conocimientos que recoge nuestra tierra. Aprender, apreciar y valorar las muestras históricas es una manera de logarlo.

Promover: El Museo Municipal Fernando García Grave de Peralta ha diseñado varias propuestas para acercar sus colecciones a los puertopadrenses, aunque sus puertas sigan cerradas al público. Encuentros en centros de trabajo y estudio, y citas como estas, de nuestra plataforma, son vías alternativas para promocionar sus fondos. Y es que cada vez estaremos hablando de una pieza museable, su historia, características, a quién perteneció. Cuáles son las acciones de conservación preventiva que se efectúan y también reconocer a aquellas personas que han donado objetos por su buena voluntad, conscientes de la importancia de proteger nuestro patrimonio local para el porvenir.

Rescatar: Este es el más interactivo de los objetivos, donde usted se vuelve protagonista de la sección, convirtiéndose, además, en un protector del pasado. Desde aquí abrimos la posibilidad que el lector pueda proporcionar al Museo información o quizás piezas con un valor patrimonial que deba ser protegido por la institución.

Para ponerse en contacto use el teléfono 31515308, de lunes a viernes, en horarios laborales, si desea contribuir, donar objetos u obtener información acerca de cómo conservar sus reliquias familiares o que sus pertenencias valiosas de antaño tengan una protección jurídica. Desde Radio Libertad también nos convertimos en puente entre usted y el Museo.

Dadas las explicaciones necesarias para poner sobre la mesa todo cuanto recogerá esta sección, iniciamos.

En esta ocasión hablaremos de uno de los objetos más comunes y apreciados de la comunidad primitiva. Joyas de la arqueología puertopadrense, abrimos nuestra cita quincenal con una muestra de hachas petaloides.

El objeto de hoy

Un hacha petaloide

Presentado por Aliec Justo Bosch

Esta primera cita, la iniciamos con una temática de la arqueología aborigen. Abrimos nuestras vitrinas para mostrar uno de los objetos aborígenes más representativos de cualquier colección museable: las hachas petaloides.

Estas hachas elaboradas de piedra, con diversos tipos de rocas como el jade, serpentina, dorita entre otras, asombran aún a las sociedades modernas embriagadas de tecnologías.

Se conocen también como hachas petaliformes y su nombre indica la forma que presentan en su mayoría, pues su aspecto asemeja al pétalo de una flor.

Las podemos encontrar de muchos tamaños: grandes, alargadas, finas, pequeñas, muy pulidas, y hasta filosas. Otras presentan evidencias de huellas de trabajo por la pérdida de algunas de sus partes. Se hallan también fragmentadas y otras en proceso de elaboración.

Estas hachas biconvexas pueden tener diversas tonalidades según el material lítico empleado desde el verde, negro y otras combinaciones. Estos instrumentos se usaban para fines ceremoniales en las religiones animistas de los nativos y para múltiples labores como golpear provocando forma de puntos por una parte y cortar por la otra.

La palabra aruaca para estas hachas petaloides era MANAYA conocidas también como hachas petaloides de tipo celta. Algunos le atribuyen propiedades mágicas, curativas, de cualquier modo deben ser conservadas.

Comúnmente se enmangaban en madera, así lo corrobora el hallazgo de un hacha con mango en el sitio Los Buchillones en la provincia de Ciego de Ávila.

Las manos artesanas de los indios demostraron una maravillosa habilidad de procesar la piedra lograda con diversos instrumentos que le daban su forma y utilidad en instrumentos como percutidores y bruñidores.

Aún cuando se han efectuado estudios de estos artefactos líticos no se conoce con precisión cuánto tiempo tomaba para procesar y acabar un ejemplar de este tipo o cuántas personas participaban en su elaboración, quizás era el resultado de un grupo artesanal de la comunidad primitiva o de cada familia aruaca.

Muchas de estas piezas extraordinarias fueron aportadas por el grupo espeleo-arqueológico Atabex Maniabón a partir de colectas de superficie y otras excavaciones más prometedoras.

El acopio y estudio de los restos de los primeros pobladores de la localidad estuvo liderado por la figura de Ramón Garrido Padilla, arqueólogo y museólogo del Museo Municipal, ya desaparecido, quien nos enseñó a apreciar la cultura indocubana.

Sin embargo, más de diez hachas han sido donadas por diferentes personas de la región, entre los 5 donantes debemos reconocer el aporte invaluable a nuestras colecciones de Marcos Mola Cervantes, miembro de Atabex Maniabón, descubridor y vigía de uno de estos sitios desde el 2002.

El Museo Municipal Fernando García Grave de Peralta cuenta con una colección de 28 de estos objetos, de los cuales, 4 son hachas en proceso de elaboración de diferentes fases, 9 pertenecen a un misma estación arqueológica subacuática mientras que las restantes están asociadas a sitios terrestres como Loma del Aite, Loma de la Juba, Santa María 3, Santo Domingo, el Predio, la Guanaja, Maniabón 2, Pedrera I y 2, María Luisa, La Bomba, y sumergidos como el Raíl y Punta Malagueta.

Y como este también es un espacio para reconocer a quienes nos brindan parte de su historia, hoy la gratitud para:

  • La familia Martín Céspedes en la Pedrera en especial a Juan Martín Céspedes quién donó una de las más hermosas hachas de la colección, considerada una de las más esbeltas de Cuba.
  • Ronald Salvador Zayas entregó además, un hacha perteneciente al predio.
  • Armando Martínez Rueda trajo un hacha del sitio el Raíl
  • Prudencio Caballero Peña quién aportó un ejemplar de la localidad de la Bomba.

Quisimos traer a la web una sección que en lunes alternos puede escuchar por las frecuencias de Radio Libertad, en la misma semana, pero los martes, podremos encontrarnos en este sitio digital, donde contaremos la historia a través de las colecciones bien protegidas en nuestros Museos.

Marlian Berenice Pérez Rodríguez
Marlian Berenice Pérez Rodríguez

Licenciada en Periodismo, graduada en la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte y Loynaz. Periodista, cantante e hija súper orgullosa de esta tierra, mi Puerto Padre del alma, la raíz de la que no puedo desligarme.

http://www.radiolibertad.cu/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *