Retos y aportes de la COVID-19 a la Educación cubana

Opinión
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  

Los logros de la Educación en Cuba son fruto de un largo camino de transformaciones que desde el triunfo de la Revolución se enfoca en el ser humano durante la niñez, la adolescencia, la juventud, la adultez; y brinda la posibilidad a la gran mayoría de la población de acceder a la enseñanza.

El principal precursor de esa gesta fue el líder Fidel Castro, quien en su alegato La Historia me Absolverá definió los principales problemas que aquejaban a Cuba antes de enero de 1959, entre ellos el de la Educación, del cual se ocupó junto al nuevo gobierno para alcanzar lo que hoy es una conquista social y un derecho para todos, aún cuando la COVID-19 ha impuesto nuevas formas de hacer.

Desde la Segunda Guerra Mundial, en la década de 1940, no hay noticias de que alumnos y profesores en el mundo se hayan visto obligados a quedarse en casa durante tanto tiempo. Definitivamente el sistema escolar, no solo en Cuba, sino a nivel mundial, no estaba preparado para lidiar con los efectos de una enfermedad que nos exige distanciamiento físico y aislamiento social por un largo período.

Por tanto la educación, tuvo que pasar del universo presencial al virtual, viéndose obligada a recurrir a nuevas herramientas tecnológicas que permiten la educación a distancia, por supuesto, con características muy diferentes a las de la enseñanza presencial, al reducir la interacción profesor-alumno y dificultar la relación de ayuda mutua didáctica que normalmente se genera entre los estudiantes.

Para los educandos que asistían a la escuela a tiempo completo, la casa era principalmente un lugar para la convivencia familiar y el descanso, sin embargo la pandemia mostró cómo, en muchos casos las familias eran ajenas al aprendizaje escolar de sus hijos.

De repente, los padres han tenido que interesarse por los contenidos didácticos y además improvisar para ser auxiliares de los profesores.

Podemos decir que la Covid-19 le ha dado un mayor significado a la Educación, la que debe ser orientada y pensada para los jóvenes que habrán de enfrentar los desafíos de la década 2030.

Esto exige una metodología pedagógica capaz de activar el pensamiento crítico, despertar la creatividad y la originalidad, solucionar problemas complejos, tener flexibilidad cognitiva, valorar la inteligencia emocional y el trabajo en equipo, aprender a lidiar con opiniones y comportamientos diversos, y saber tomar decisiones sin imposiciones autoritarias.

Las clases, antes centradas en la oralidad del profesor, ahora cuentan con una gran variedad de recursos pedagógicos, como video clases, infografías, diapositivas, animaciones, juegos educativos y viajes virtuales, como a museos y a ciudades históricas. Y la ventaja es que cualquiera puede acceder al contenido y a las actividades compartidas, desde cualquier lugar y en cualquier momento.

No debemos alimentar la nostalgia de cómo era la escuela antes de la pandemia, al reabrir las instituciones educacionales no basta reponer las clases. Ahora tenemos una nueva configuración de las relaciones sociales y debemos aprovecharlas para desarrollar nuevas metodologías de enseñanza.

Tenemos que admitir que la enseñanza a distancia tendrá que ser incorporada a los recursos pedagógicos. Se trata de una nueva modalidad que puede producir efectos positivos, como el protagonismo de los alumnos en su propio proceso de aprendizaje.

Con o sin pandemia, predominando la enseñanza presencial o a distancia, la escuela no es una sucesión de días lectivos, es un espacio de convivencia, creatividad, socialización y sobre todo, construcción de la identidad ciudadana como colectiva.

Deber ser también un espacio democrático de formación de conciencia crítica, disposición a la solidaridad al compromiso y al combate a todas las formas de injusticia social, donde el personal reafirme su disposición de continuar elevando la calidad de los procesos, y se avance en el objetivo cuatro de la Agenda de Desarrollo Sostenible del 2030: garantizar una educación inclusiva, equitativa, de calidad, y con oportunidades para el aprendizaje durante toda la vida.

Imagen tomada de Cubadebate.

  •  
  •  
  •  
  •  
Liliana González Cudina
Liliana González Cudina

Licenciada en Comunicación Social. Aborda temáticas relacionadas con los sectores de la Educación, Telecomunicaciones, Trabajo y Seguridad Social, así como procesos bancarios. Fan de la Fotografía.

http://www.radiolibertad.cu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *