Un legado que perdura entre notas y compases

Culturales Puerto Padre

Puerto Padre invoca a la música, lo ha hecho de siempre. Quizás por eso ha seducido a tantos para llegar hasta aquí y echar raíces en este pedazo de isla que respira entre notas y compases.

Cipriano Ignacio Torre fue uno de esos hombres que vinieron a hacer historia en nuestra tierra. Oriundo de Santander, provincia Castellana, ya casado con Natividad Díaz, tocó puerto cubano en 1906, andaba en busca de mejores perspectivas y definitivamente las encontró.

En julio de 1922 se radicó en Puerto Padre, por invitación del entonces alcalde Gerardo Pérez Puelles, para ocupar la plaza de músico solista en la Banda Municipal, de la cual fue su director a partir de 1927, hasta que falleció en 1958.

Maestro de músicos, incansable organizador de agrupaciones, compositor, un apasionado de la creación que impulsó el desarrollo artístico y el amor por la música en la ciudad, Ciprinao Torre dejó una huella en arpegios que perdura hasta nuestros días.

Fue el 29 de mayo de 1983 cuando sus antiguos alumnos y la dirección de música del Ministerio de Cultura en el municipio, organizaron un homenaje a su memoria por el centenario de su nacimiento. De ahí se retomó la idea de celebrar el Día del músico puertopadrense en honor de quien se recuerda como una de las figuras cimeras de la composición en Puerto Padre.

Imagen tomada de Ecured.

Marlian Berenice Pérez Rodríguez

Licenciada en Periodismo, graduada en la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte y Loynaz. Periodista, cantante e hija súper orgullosa de esta tierra, mi Puerto Padre del alma, la raíz de la que no puedo desligarme.

http://www.radiolibertad.cu/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *