Escuela Pedagógica en Puerto Padre, cuna de nuevos tiempos ( +Fotos)

Puerto Padre

Las Tunas.- Víctor Manuel Pérez se estrena como maestro primario de Inglés. Es uno de los 152 egresados este año de la escuela pedagógica Rigoberto Batista Chapman, de Puerto Padre. Tiene la mirada de los buenos muchachos y es un joven alto, de esos que resaltan y no puedes dejar de mirar; un rasgo, por cierto, que parece definir a una parte de su familia.

Está entre los graduados integrales de esta etapa lectiva y sus profesores casi lo arrastran ante los periodistas para que cuente todo; sus buenos resultados le preceden. “Este cuarto año fue muy atípico y nos hizo crecer como estudiantes y también como personas. Realicé las prácticas en el centro escolar de San Manuel, que es donde vivo, porque soy de ahí, y ha sido una excelente experiencia.

“El centro tiene un plan de estudio que incluye los cuatro años de formación aquí y otros cuatro en la Universidad; por supuesto que voy a seguir estudiando para alcanzar la licenciatura y continuar, todo lo que se pueda.”

Su historia es una entre tantas, porque la escuela es la única, de entre las 29 de su tipo que existen en Cuba, que ha logrado concretar con cierta normalidad este curso académico. Sus alumnos se sienten muy afortunados.

POR AMOR, ESTAMOS HACIENDO

Odalis limpia que limpia, y las hojas de los robles alrededor del edificio vuelven a nublarlo todo apenas segundos después del último escobazo. “No puedo dejar que se queden ahí, eso mancha”, dice ella y sigue su tarea, interminable y necesaria.

Da gusto un sitio así, con sus pasillos pulcros, los árboles por todas partes y el viento fuerte, constante, que marca la diferencia en el calor terrible de estos meses.

La edificación conserva todavía su majestad a pesar de los 40 años de inaugurada, que cumplió el pasado septiembre, de esta etapa ya tiene 10 calendarios como escuela pedagógica y ha formado a alrededor de 829 maestros jóvenes, para que sean útiles a la enseñanza, mayormente en los municipios de Puerto Padre y Jesús Menéndez.

Foto: Rey López Félix García Ávila es el subdirector docente y conoce a fondo cada escondrijo de la institución y todos los desvelos de sus muchachos. “La preparación en medio de la pandemia ha sido ardua y se ha concertado junto a las direcciones municipales y provincial de Educación; sin ellos, nada habría sido posible.

“A diferencia de cursos anteriores, y como consecuencia de la Covid-19, decidimos hacer más la formación en las escuelas, de manera práctica. Por eso, en vez de un semestre, como se hace habitualmente, los estudiantes estuvieron en las prácticas frente a alumnos, todo un año; y eso nos ha dado resultados superiores. Es fácil que lo apreciemos en las evaluaciones con que estamos cerrando la etapa, muy por encima de lo previsto”.

El centro forma maestros primarios y de Inglés para esa Enseñanza, (como Víctor), además, los que estudian para la Educación Especial y quienes serán docentes en la Secundaria Básica.

En esa última enseñanza, por cierto, concretan este año la primera graduación de Física y Matemática, alistan la primera en la especialidad de Química para el venidero curso y, desde septiembre, comienzan la formación en Biología, cuando lleguen a las aulas los primeros que cursen allí esa disciplina.

Foto: Rey López El director del centro, Carlos Manuel Velázquez, insiste en que forman maestros en las especialidades que resultan más deficitarias para los municipios de procedencia de los alumnos y acota que la matrícula ahora mismo ronda los 728 muchachos.

“El proceso de entrevista este año, porque vamos hasta los preuniversitarios, para que los alumnos conozcan de la escuela y los traemos hasta aquí para que la recorran, ha sido muy bueno. A pesar de la pandemia, que nos ha limitado como es lógico, lo hemos cumplido y hay muchos interesados. Ese interés ha crecido de la mano del aumento de salarios y todo el proceso de ordenamiento, claro, eso influye en los jóvenes y en cómo ven su futuro.

“La escuela no ha tenido eventos de la Covid-19 porque hemos contado con el apoyo de la familia, que es fundamental en todo proceso formativo y, además, porque aquí se cumplen con rigor extremo las medidas sanitarias.

“Tenemos que mencionar también el esfuerzo del claustro de profesores que, además de en lo formativo, se ha esforzado en la superación. Ya contamos con cinco másteres en Ciencias y varios profesores matriculados en nuevas maestrías y cuatro en el camino de la formación doctoral en Pedagogía”.

 

POR AMOR, SEGUIR TRABAJANDO

 

Durante las ocho graduaciones de las escuelas pedagógicas en Las Tunas han egresado más de mil 850 estudiantes en distintas especialidades, todas enfocadas en revertir los dilemas de cobertura docente que ha vivido la provincia en los últimos años, similares a los que transcurren en todo el país, consecuencia del éxodo de maestros que tanto golpea a la Educación cubana desde inicios de los años 90, del siglo pasado.

Los directivos del sector insisten en que, a pesar de los muchos dilemas que ha traído de la mano la pandemia de la Covid-19 en la formación curricular, los resultados de los muchachos son superiores este año; así lo han apreciado en la defensa de los ejercicios de culminación de estudios; por eso insisten en que muchas de las experiencias puntuales que les han nacido en medio de esta coyuntura compleja, llegaron para quedarse porque son responsables, en buena medida, de estos resultados.

A juicio de los expertos la enseñanza de los maestros es un proceso vivo, sujeto a los cambios propios de los tiempos que corren y enfocado, cada vez más, en la integralidad de los procesos. Eso sentimos los de 26 en la “Rigoberto Batista” de Puerto Padre, un sitio en el que, entre robles y barías, se teje el mañana de estas tierras.

Foto: Rey López

Escrito por Esther De la Cruz Castillejo.

 

Periódico 26

Diario digital de la provincia de Las Tunas, Cuba

http://www.periodico26.cu/index.php/es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *